Y tú, ¿qué quieres en tu vida?

Esta pregunta la escuchamos repetidas veces en nuestra vida, en el caso de los psicólogos y psicólogas las respuestas suelen ser: “trabajar con personas”, “hacer la vida más fácil a la gente”, “colaborar a que otras personas sean más felices”, etc.

En mi caso, lo que quería era trabajar de forma directa y cercana con personas y ayudarles a su vida fuese más llevadera y grácil (ligera, armónica). Así que dejé aparcada la música, algo que me despertó la  sensibilidad y la escucha; para dedicarme a este sueño, “colaborar a hacer la vida más fácil a otras personas”.

Terminé la licenciatura en Psicología y sentí que tenía que formarme como psicoterapeuta, así que fui trabajando aspectos a nivel personal y formándome  en diversas áreas y metodologías.

Y de repente, llegó la pnl y apareció el término de la excelencia personal. En esta entrada, me gustaría reflexionar sobre las implicaciones de la excelencia en el campo del desarrollo personal y la psicoterapia.

La excelencia

Excelencia, un término que se ha puesto muy de moda en el mundo del coaching, de la programación neurolingüística (pnl) y en el mundo de la empresa.

Para mí, excelencia emerge como sinónimo de lo digno, de calidad, de disfrute.

Calidad no para ser aprobado y valorado por observadores ajenos como jefes, clientes, compañeros, compradores, pareja… NO.

Excelencia como proceso y como meta del buen vivir. Del buen vivir con uno mismo y con los demás, del vivir disfrutando, del vivir presente, del vivir digno. De un vivir de calidad para uno mismo y para el entorno donde se habita.

Y la excelencia la voy a enfocar a estas dos facetas que al final son lo mismo, una se proyecta en la otra y beben de la misma fuente: la excelencia con uno mismo, y la excelencia en la relación.

¿Qué es la excelencia?

¿Que qué es esto? Pues todo aquello que ayude y colabore a que la experiencia personal y en la pareja sea rica, sea gratificante,  ayude a aprender de una/uno mismo y a evolucionar.

Ayude a ser feliz y a integrar diferentes estados emocionales, a gestionar el conflicto, a resolver problemas, a llegar a acuerdos, a ser consecuente.

perseguir los propios sueños y a hacerlos reales.

Todo esto y mucho más.

Clara Martínez

www.claramartinez.es