fbpx

Reserva una sesión

Llámanos:

605026068

Envíanos un email:
info@claramartinez.es

Cómo dejar de sentirte mala madre

25 de mayo de 2020 a las 12:04 · · 0 comentarios

Cómo dejar de sentirte mala madre

Con todo lo que parece que hemos avanzado en los últimos tiempos y cada vez nos sentimos más culpables por tomarnos nuestro espacio cuando somos madres ¿por qué?

En este artículo, te voy a hablar de varios factores que han conseguido que nos sintamos malas madres continuamente (aunque ahora lo expresemos desde el humor) y una propuesta para que te puedas sentir más libre y en paz con lo que eliges hacer cada día.

Aquí todo el mundo sabe lo que tienes que hacer

Por primera vez en la historia, las posiciones reaccionarias, los defensores de la crianza natural, la psicología apoyada en la teoría del apego y varios sectores feministas, están de acuerdo en lo que se supone corresponde hacer a una madre. 

Y tiene que ver con el modelo que ahora está tan de moda de maternidad intensiva, conocida como crianza natural, y se llama así porque es intensiva en dedicación y tiempo, y exige que la madre sea la cuidadora principal del bebé durante los primeros años.  

Parece que si la madre estuviera siempre ahí además de tranquila, disponible y amorosa, sus hijos no desarrollarán ningún problema psicológico ni emocional en su vida (carga, carga, carga, carga)

Estas corrientes, están llegado a confundir a las mujeres que desean lo mejor para sus criaturas, ya que las ideas que promulgan, pueden llevar a tomar decisiones cargadas de responsabilidad y dejar fuera al resto de figuras principales de apego. 

La mezcla de recomendaciones de los y las expertas provocan en muchos casos confusión, agotamiento y carga excesiva; así que aunque se haya elegido ser madre de forma consciente y se esté haciéndo lo mejor que se sabe y puede, la sensación de no estar haciéndolo bien, de autoexigencia y de culpa, persiguen:

  • Si trabajamos, porque no estamos disponibles al 100% para nuestras criaturas.
  • Si nos agobiamos por la crianza, porque deberíamos estar disfrutándola ya que es elegida.
  • Si ponemos en segundo plano nuestras carreras profesionales, socialmente nos volvemos irrelevantes, como carentes de importancia.
  • Si no podemos dar de mamar, se entiende que no nos hemos esforzado lo suficiente o algo estamos haciendo mal
  • Si no queremos dar de mamar, entonces es antinatura
  • Si los niños van a la guarde, no van a tener un apego seguro
  • Si no van a la guarde, entonces no van a espabilar
  • Si damos de mamar en público, podría ser molesto para los viandantes, o te expones al comentario "este niño o niña ya es mayorcita para mamar"
  • Si necesitamos tiempo para nosotras, nos sentimos culpables porque ya estamos robando bastante tiempo al seguir trabajando

Y así un largo etcétera 

Sin entrar en lo que puede parecernos bien o mal, es importante darnos cuenta de todas las ideas que (aunque no queramos) tenemos interiorizadas. Porque lo peor de todo es, que muchas de ellas son contradictorias. 

Ver todas las creencias que nos atraviesan es fundamental para ir tirando a la basura lo que NO queremos en nuestra vida y elegir lo que SÍ nos sirve a cada persona y núcleo familiar y además poder sentirnos bien con ello. 

Necesitamos nuevos modelos que nos tengan en cuenta en vez de hacernos sentir siempre culpables

Es un gran problema social que haya tantas pautas, mandatos y exigencias para las mujeres que son madres, ya que complican una etapa que ya es extra demandante en sí misma como la crianza, en vez de facilitarla dando apoyo.

En la búsqueda de plantear soluciones a esta situación, mi misión ha sido crear una plataforma y programa especializado para dar espacio y apoyo a las necesidades que van surgiendo a las mujeres durante los años de la crianza.

  • Porque necesitamos ser escuchadas y comprendidas por otras personas que no quiten importancia a lo que sentimos.
  • Porque necesitamos desacelerar nuestro día a día y reducir la carga mental.
  • Porque necesitamos herramientas para gestionar todo lo que se mueve internamente, que muchas veces crea ansiedad, estrés y sufrimiento.
  • Porque necesitamos poder expresarnos con otras mujeres que están viviendo situaciones parecidas.
  • Porque ya vale de que todo el mundo diga y SEPA, cómo es mejor hacer las cosas.

Ahora tú: el programa que cuida a las madres

Ahora tú es un programa para las mujeres que han decidido ser madres y necesitan apoyo para recuperar su energía, su identidad, su espacio o gestionar mejor las relaciones con el entorno. 

Aunque hay muchos factores que nos lo ponen difícil para criar y vivir a nuestra manera, Ahora tú está pensado para acompañarte en lo que estás viviendo y darte herramientas para vivir más en calma y más en paz.

Y que puedas gestionar lo que vaya surgiendo de forma sencilla.

Y que puedas compartir lo que quieras con otras mujeres y sentirte comprendida.

Y que puedas encontrar tu sitio, tu espacio y conservar tu identidad.

Porque desde el embarazo y sobre todo en el posparto, vivimos experiencias muy intensas que muchas veces se quedan ahí, como si no hubiera pasado nada, que es necesario atender y darles su importancia.

Te animo a que le eches un vistazo a toda la información y si tienes alguna duda me escribas aquí.


Las dos series de Netflix que reflejan una maternidad real y te harán reír y sentirte acompañada

13 de mayo de 2020 a las 07:00 · · 0 comentarios

Las dos series de Netflix que reflejan una maternidad real y te harán reír y sentirte acompañada

La de cosas que no nos contaron antes de ser madres.

Así que, muchas veces, cuando ocurre el milagro y por fin estamos junto a nuestra criatura (una sensación insuperable y mágica a más no poder), esa imagen soñada en la que aparecen seres felices y recién duchados entre sábanas blancas, se desvanece en el aire. 

Entonces, el baby blues (esa poética tristeza que sobreviene tras el parto de la que sí se habla un poco más), se convierte en estar hecha una mierda más tiempo del que imaginábamos, tener muchos ratos de no poder más, malos pelos, dolor de tetas y mucha necesidad de estar con otras mujeres que nos entiendan y no se cansen de escucharnos. 

Si eres o has sido del segundo grupo (el de los malos pelos, no el de las sábanas almidonadas) este artículo es para hacerte el día a día más llevadero. 

Hoy, te traigo 2 series muy bien hechas, que a mí me hicieron reír a carcajadas en momentos complicados.

No sustituyen el hecho de compartir momentos con mujeres de carne y hueso, pero ayudan. El humor siempre ayuda, así que vamos allá. 

The Letdown Mi serie preferida sobre la maternidad real

El título ya nos lo dice todo: “bajón”, “la bajada”, “desilusión”. 

Es una serie australiana muy valiente y con un humor amargo que te hará sentirte muy identificada.  

La protagonista, recién mamá, está en plena revolución de su nueva vida sufriendo los estragos de no dormir, el agotamiento extremo y una situación que le desborda. 

Un bebé que no se calma, al que tiene que llevar en coche por las noches.

No identificarse para nada con las madres del grupo de crianza que parecen tener todo bajo control. 

Encontrar a su pareja ausente, con la sensación de estar viviendo realidades paralelas.  

Y no poder compaginar, ni por un instante, ser madre con algún aspecto de su vida previa.

Intentar una cena con amigos y bebé, imposible.  Encontrar momentos de concentración en su trabajo, una utopía. Sentirse con un aspecto o pinta decente, ni aunque lo intente. 

La serie es corta, pero refleja muy bien la vivencia de los 2 primeros años de la crianza, cuando todo se viene abajo. Mujeres que hemos elegido y deseado ser madres con mucha fuerza, pero cuya experiencia se aleja de los estándares y expectativas previas. 

Lo mejor es que lo refleja con mucho humor. Si ya la has visto o decides verla, escríbeme en comentarios qué te ha parecido. Me gustará saber tu opinión.

Workin´ moms Cómo las mujeres trabajadoras vivimos la maternidad... o cómo las mujeres-madres afrontamos el trabajo

¿Cómo vivimos las mujeres los cambios que suceden en el posparto (sobre todo, a nivel interno) y qué es lo que más nos reconforta? 

¿Cómo afrontamos la vuelta al trabajo y cuáles son nuestros conflictos y dificultades durante este proceso?

En esta serie canadiense, diferentes mujeres con estilos de vida muy variados, nos lo muestran de forma genial y divertida. 

La historia se teje como en The Letdown a través de los encuentros del grupo de crianza, en el que madres y bebés, comparten este etapa tan vulnerable y se enfrentan a los diferentes retos que trae consigo la maternidad. 

En ella, nos encontramos: 

La psicóloga-madre-comprensiva a la que tener un bebé tras una hija adolescente le hace perder el control completamente. 

La ejecutiva-superwoman que quiere mantener su estatus en la empresa, creándole grandes conflictos en su recién estrenada faceta de madre y afectando también a su pareja.  

La mujer a la que le toca vivir la psicosis posparto

Y también a la que la maternidad no le llena para nada.  

La serie aborda también el cómo afecta la maternidad y la paternidad a las relaciones de pareja, creándose en muchos casos una distancia inimaginable antes del nacimiento... 

Y cómo parece no afectar mucho la llegada de una criatura al mundo, a las rutinas masculinas que siguen siendo las mismas de siempre y sin sufrir el sentimiento de culpa, por no estar disponibles para el bebé y las necesidades de las madres. 

Esta serie te la recomiendo porque es divertidísima y seguro que te identificas con alguna de las protagonistas. 

Las dos series que te he traído en este artículo, reflejan de forma muy realista el posparto y diferentes etapas que vivimos durante la maternidad, en esa constante búsqueda de equilibrio entre ser madres y ser mujeres. 

Te ayudarán a sentirte arropada y a normalizar muchas de las cosas que estás viviendo con un toque de humor.  

La mayoría de nuestras dificultades ya las han vivido millones de mujeres en el mundo antes y las están viviendo otras muchas a la vez que nosotras.

Sentir y ver esto, es una pasada

Si tú también estás en un momento complicado y necesitas encontrar tu espacio y recuperar tu energía y calma, tengo algo que contarte. 

Las inscripciones para la Segunda Edición del programa Ahora tú- Un proceso de autoterapia para madres están abiertas y ya puedes reservar tu plaza.  

Ahora tú es un programa exclusivo de 12 semanas que sigue el formato de una serie de Netflix (cada semana tendrás un vídeo y una propuesta práctica) que empieza el 1 de junio e incluye sesiones grupales durante 3 meses.

Pincha en la imagen y te lo cuento todo:

Cómo dedicar menos tiempo a las tareas domésticas

20 de marzo de 2020 a las 07:00 · · 0 comentarios

Cómo dedicar menos tiempo a las tareas domésticas

En la vida moderna las tareas domésticas son todo un tabú: nadie habla de ellas y de cara a la galería es como si no existieran. Como mucho, nos quejamos un poco de vez en cuando con alguien de confianza, pero lo cierto es que aparte de consumir muchas horas a la semana y al año, producen fricciones frecuentes en la pareja y mucho agotamiento y desgaste personal. 

Para atender a este problema, he creado el siguiente vídeo en el que voy a hablarte de qué aspectos son claves para reducir el tiempo dedicado a las tareas domésticas y te voy a dar pautas concretas para empezar desde hoy mismo a tener más tiempo libre

#1 ¿Cuánto te pesan las tareas rutinarias?

Las quejas más habituales que escucho en mis clientas son:

  • "Estoy agotada, no puedo más"
  • "El tiempo para mí ha desaparecido"
  • "Si no lo hago yo no lo va a hacer nadie" 
  • "Necesito tener todo ordenado y mi pareja no está al mismo nivel, ¿hace falta que le diga lo que hay que hacer? "

¿Te has parado a pensar en cuáles son las tareas que más te pesan, te aburren y te cargan? Coge un papel y  apúntalas todas.

Y ahora que ya las tenemos, ¿a qué dedicarías ese tiempo si no tuvieras que hacerlas? ¿cómo de importante es eso para ti?

#2 Reducir la exigencia 

Aquí hay un aspecto importante que está influyendo tanto en lo que hacemos como en cómo nos sentimos y es nuestra exigencia interna. 

Tenemos tantas pautas interiorizadas socialmente que hemos ido aprendiendo a lo largo de nuestra vida que a veces ni nos damos cuenta de que son sólo una  manera de hacer las cosas. Simplemente pensamos que las cosas tienen que ser así y punto. 

También influyen mucho las imágenes idealizadas de las redes sociales y medios de comunicación en las que parece que mucha gente vive como si estuviera dentro de una revista de decoración. Pero realmente, todo conlleva mucho esfuerzo y renuncias. 

Si tu ideal es algo que puedes llevar a la práctica y además te hace feliz, no hay ningún problema, adelante. Sigue haciéndolo.  

El tema es cuando el hecho de que las cosas se alejen de tu ideal, esto te provoca estrés y frustración. Entonces sí que necesitas hacer algo para ir flexibilizando esta imagen. 

Ahora vuelve al listado de tareas que has escrito hace un momento y marca todas las que te gustaría dejar de hacer o reducir porque te pesan y estás harta de hacerlas.

#3 Elegir 

Aunque la realidad no siempre va a ser como la imaginamos, es importante tener la sensación de que estamos eligiendo hacer lo que hacemos. Porque cuando hacemos cosas que no consideramos justas o que creemos que nos exceden, esto se convierte en frustración y enfado. 

Así que vamos a ver cuál sería la situación ideal para nosotras y a partir de ahí veremos cuál es el camino más rápido y eficaz para conseguirlo. 

Quiero que te visualices como si en vez de vivir en pareja o en familia estuvieras compartiendo casa con un compañero o compañera de piso, ¿cómo serían las cosas? ¿qué estarías haciendo y qué no? ¿en qué se diferencia de tu realidad?

Ahí ya tienes las conclusiones de lo que sería la situación justa y equilibrada para ti:

  • Si compartiera piso estaría haciendo...
  • Si compartiera piso no estaría haciendo...

#4 Hazte la vida más fácil

Vamos a ser prácticas y vamos a optimizar el tiempo, hay cosas que nos encantaría hacer y que pertenecen a un ideal que nos aleja de tener más tiempo y de disfrutar muchas cosas. 

No quiere decir que no las vayas a poder hacer en un futuro, pero si en este momento estás desbordada y sientes que necesitas tiempo para ti, toca optimizar el tiempo y elegir otras formas de hacer las cosas

Te voy a dar varios ejemplos, no todos tienen que ser válidos ni necesarios para ti, pero son ideas que puedes ampliar o transformar en otra cosa: 

  • Podéis hacer la compra en casa por internet cada dos semanas 
  • Dejar de planchar y secar la ropa en las propias perchas 
  • Preparar los domingos la comida en tuppers para no tener que dedicar mucho tiempo a cocinar durante la semana
  • Podéis tener asignados unas tareas fijas cada uno al volver a casa. Por ejemplo: los martes cuando Pepito vuelve del trabajo compra el pescado que prefiera y los jueves que Pepita vuelve más tarde compra unas salchichas para cenar 


#5 Delega

Uno de los problemas en los que caemos con frecuencia las mujeres y que tiene un origen social es el ir adquiriendo poco a poco tareas y responsabilidades que no son nuestras. Esto suele generar frustración y alejamiento de la pareja, pero te voy a desvelar un secreto... y es que la solución está muy lejos de tener que discutir una y otra vez.

Generalmente después de discutir las cosas suelen seguir siendo parecidas, sólo nos sirven para descargar un poco el enfado.

Así que vamos a probar otra cosa que funciona mucho mejor y que está demostrado por cientos de casos de éxito de mis clientas: tienes que dejar de hacer, no hay otra

En algunos casos, si se trata de tu pareja simplemente consistirá en dejar de hacer y devolverle la responsabilidad (también te digo que esto no significa que las cosas vayan a salir como te gustaría o según tu ideal). Imagínate que a tu hijo de 16 años siempre le has preparado el bocadillo de la merienda y de pronto un día no estás, se sentirá perdido y pensará que no es capaz de hacerlo. Pero si esto le pasa 3 veces, habrá adquirido la habilidad. Pues esto es lo mismo, ¡no hagas de madre por favor! 

Como sé que no parece fácil en principio, te voy a dar unas pautas muy sencillas para que empieces a practicar. Es más fácil de lo que parece porque no tienes que convencer a nadie. Eso sí, lo que no podemos conseguir ni pretender es que la otra persona actúe y piense como nosotras.  

  • Si uno se encarga de la comida, otro de la cena
  • Cada uno se encarga de sus lavadoras
  • Cada uno se encarga de su armario y de ordenar su ropa 

En otros casos, podemos delegar la tarea en otros agentes o empresas, por ejemplo: 

  • Contratar a una persona o empresa que limpie en casa por horas 
  • Que el suelo lo limpie un robot como la roomba o la conga; algunas familias le ponen incluso su propio nombre ; )
  • Algunas comidas se pueden comprar en los menús preparados llevando un recipiente de casa  
  • Que el supermercado más cercano se encargue de traeros la compra a casa 
  • Pedirle a alguien cercano o vecin@ que recoja tu compra semanal de algún producto fresco

Quiero que te des cuenta de que para repartir las tareas domésticas y hacer menos no hay que hacer un gran esfuerzo para convencer a nadie, sólo tienes que tener claro qué es lo pertinente para hacer tanto tú como cada miembro de la familia y elegir todo lo que puedes reducir y delegar en tu entorno. Muchas veces es solo cuestión de cambiar de hábitos para optimizar tu tiempo.  

Ahora es vuestro turno,  a vosotras ¿qué os funciona para optimizar vuestro tiempo? ¿tenéis algún truco? Os animo a que los escribáis en comentarios y así tendremos más ideas para poner en práctica. 

¡Ay! y antes de despedirme, aprovecho para comentaros que el próximo domingo 29 de marzo a las 18:00 daré una conferencia en directo y online en la que hablaré sobre "Los 4 trucos para tener tiempo para ti y hacer lo que más deseas" trucos que aplico en mi día a día y que también he trabajado con muchos de mis pacientes. Te puedes apuntar aquí mismo y reservar tu plaza 👇 

Un abrazo, 

Clara

El paso a paso para conservar a tus amigas ahora que eres madre

7 de febrero de 2020 a las 07:00 · · 2 comentarios

El paso a paso para conservar a tus amigas ahora que eres madre

¿Qué tal va tu vida social últimamente?¿Sientes que no tienes tiempo para nada y que cada vez ves menos a tus amigas? 

Como sé que este es un tema complicado durante los primeros años de la crianza, he preparado este artículo con  5 pasos muy prácticos  para mantener en activo las relaciones con tus amistades con la intención de que te motive y ayude para conseguir ese tiempo que necesitas. 

También te dejo una guía con diferentes propuestas y planes para compartir con amigas (tanto con niños y bebés, como solas) en la que encontrarás propuestas para el día a día y otras más atrevidas. 

Dale al play ; )

En este vídeo te  cuento: 

  • cuál es la clave para conservar la relación con tus amigas

  • te enseño cómo sacar tiempo

  • te ayudo a diferenciar con qué amistades puedes contar en estos momentos y con cuáles no

  • te hablo de cómo organizarte para poder hacerlo

Y además, he preparado este descargable con diferentes planes con y sin niños para que podáis disfrutar juntas y cuidar vuestro espacio y vuestra relación. 

Espero que este vídeo te ayude y motive para pasar a la acción y disfrutar de tiempo con tus amigas. 

Y vosotras, ¿cuáles son los mejores planes que compartís con amigas? Escríbelos en comentarios y así tendremos más ideas que nos sirvan para todas!

Un abrazo, 

Clara

Los 5 mitos de cómo ser una buena madre

29 de noviembre de 2019 a las 08:00 · · 8 comentarios

Los 5 mitos de cómo ser una buena madre

La maternidad está de moda. Sí, por suerte y por desgracia es un tema del que se está hablando y además desde puntos de vista muy diferentes. Porque querámoslo o no, en cada momento y en cada cultura, hay un modelo de maternidad ideal

Las pautas acerca de lo que se espera de las mujeres que tienen hijos se encargan de transmitirlas los expertos de muchos ámbitos: desde la psicología, la educación, la medicina, nutricionistas, matronas, fisioterapeutas, abuelos y abuelas, vecinos… ¡e incluso cualquier persona que te encuentres por la calle! ; )

Así que, para encontrar la manera que más nos sirva a cada una y sus circunstancias, lo primero será hablar de lo que se espera hoy en día de una mujer que tiene hijos. Es decir, el ideal de la mujer- madre en la vida moderna

En este artículo vas a encontrar algunos de los mitos asociados al hecho de ser madre y sencillas pautas para ir liberándote de ellos. 

 

Mito 1: Mamás 24/7 

¿Alguna vez habéis oído la expresión de ser una madre 24/7? 

Es un concepto que se escucha mucho en redes sociales y que significa ser una madre presente las 24 horas al día durante los 7 días de la semana (sí, día tras noche y noche tras día, sin apenas descansos). 

De la crianza con apego nos hemos pasado a la maternidad intensiva y ahora la madre parece ser la pieza fija fundamental para que las criaturas no desarrollen ninguna carencia psicológica ni emocional. 

Pues bien, los niños lo que necesitan es que sus figuras principales de apego estén presentes. Esto en cada caso será diferente, puede ser la mamá, el papá, los abuelos, los tíos y/o personas de confianza de la familia. 

Porque lo que necesitan las criaturas es a alguien que esté disponible emocionalmente para ellos y con quien tengan vínculo. Lo cual no quiere decir que tenga que ser siempre la misma persona o sólo dos personas.  

Así que esa idea de ser sólo y nada más que la madre la que esté presente siempre, aparte de ser pobre para la criatura, es devastadora para las mujeres. 

Si te cuesta delegar y dejar a tu criatura con otras personas puedes pensar en lo valioso y rico que es todo lo que cada persona puede aportarle a tu peque, empezando por otras formas de relacionarse y de ver el mundo, que le van a enriquecer su repertorio para el futuro. 

También te recomiendo que cuando estés, intentes estar todo lo presente que puedas. Y que cuando no estés, confíes en que todo irá bien. Los niños vienen al mundo con la capacidad de hacer los ajustes necesarios para buscar las figuras que les dan seguridad y protección y les ayudan a regular sus emociones.

 

Mito 2: las mamás siempre están satisfechas

Una mujer se espera que esté siempre feliz y satisfecha desde el momento en el es madre y parece que queda feo o deja de ser leal a sus hijos si se queja de algo. 

Es cierto que la frase “es lo mejor que me ha pasado” (tras ser madre o padre) se oye muy frecuentemente, pero normalmente va detrás de todo lo duro que está siendo o ha sido. 

Y es que, convertirse en madre o padre puede ser una de las vivencias más intensas, sorprendentes y maravillosas que existen, pero también una de las más duras y agotadoras. 

Tener hijos te llena de amor y también de miedos, de miles de momentos de estar al límite y de un cúmulo de obligaciones diarias que pueden llegar a desgastar y producir altos niveles de estrés y ansiedad.

Así que, a partir de ahora, te animo a que muestres tus emociones tal y como son sin culpabilizarte por lo que sientes.

Cuando tengas oportunidad (con quien te sientas cómoda), pon en palabras toda esa paleta de emociones y sensaciones que estás viviendo. Será precioso y sobre todo, serás tú. 

 

Mito 3: las mamás tienen todo en orden

Sólo tenéis que pensar en perfiles de mamás instagramers, ¿reflejan el caos del hogar o más bien las fotos parecen sacadas de una revista de decoración? 

A mí también me encanta tener todo ordenado y a ser posible sin objetos por medio con los que tropezarme, pero ¿creéis que esta imagen es real o al menos lo es todo el tiempo?

Una de las creencias a las que nos enfrentamos es que las mamás tienen que tener todo en orden, llevar la cuenta de todo lo que pasa en el hogar, ser previsoras y además tener todo bien mono, incluidas ellas mismas.  

Vamos, “estar pendientes de todo” como toda la vida, pero ahora siendo #mamásmolonas

Para poder liberarnos en parte de este mito, ayuda mucho el hablar con la persona con la que se convive y que cada uno exprese la realidad de cómo necesita tener las cosas de ordenadas y de decoradas. 

Es bueno saber cuál es la expectativa de cada uno y poder buscar un punto de equilibrio, sobre todo para sentir que las tareas se están repartiendo de forma equitativa. 

 

Mito 4: las mamás no se cansan de ser mamás 

Cuando tenemos hijos el espacio personal se reduce considerablemente, por no decir que desaparece por una larga temporada. Y por una parte, es lógico que esto ocurra durante el embarazo y en el periodo posterior, ya que el bebé es completamente dependiente de nuestros cuidados y prácticamente una extensión nuestra.  

Pero incluso en esta situación por lo demandante que resulta y lo que desgasta, será importante tener en cuenta algún pequeño respiro para una misma, que puede ser desde una ducha tranquila a un rato para no estar pendiente de nada ni nadie. 

Descansa del rol de madre y de cualquier tarea asociada y haz otra cosa. Sal de la casa, camina sola, date un capricho. Según las criaturas van creciendo, los descansos pueden ir siendo mayores. Así que de vez en cuando, cierra la puerta y deja de ser mamá un rato

Piensa en hacer alguna actividad que te guste, lee el periódico en un bar, tómate algo con amigos, lo que te apetezca. 

Tan importante es poder estar en contacto como saber retirarse en ciertos momentos para volver renovada.

 

Mito 5: las mamás tienen que trabajar como si no fueran mamás

Hoy en día, se espera que las mujeres  “trabajen como si no tuvieran que criar y que cuiden de su familia como si no tuvieran que trabajar”.

Esto en el apartado del trabajo significa que no se tiene que notar mucho que se tiene hijos ni en el horario, ni en la energía puesta, ni siquiera en el peinado. 

Encima, aparecen ciertas contradicciones, porque la opción de ser una madre 24/7 se opone a la posibilidad de ser una madre trabajadora y en muchas ocasiones, al intentar hacer un mix entre ambas, pasamos al nivel superwoman (y este da paso al nivel súper-estresadas, súper-ansiosas y súper-culpables). 

A veces, es imposible llegar a todo, o al menos a ese nivel de exigencia 300% que nos ponemos. Así que cada vez va siendo más importante que nos demos cuenta de hasta dónde podemos llegar y qué está en nuestras manos para poder hacerlo. 

Yo tengo clarísimo que las mujeres con hijos son extra eficaces en el trabajo porque están acostumbradas a sacar muchísimo rendimiento en poco tiempo, pero aún así, tendemos a sobrecargamos demasiado y lo que necesitamos es empezar a decir que no a ciertas peticiones y más si son exigencias.  

 

En resumen, si has llegado hasta aquí espero haberte convencido de que tienes derecho a buscar tu propio modelo de vivir siendo también madre. 

Porque tú eres tú y tienes tu propia manera de ver el mundo y habrá ciertos aspectos en los que te acerques a lo que tu entorno espera de ti y momentos en los que te alejes completamente… ¡y estará bien! 

Lo importante es que te permitas buscar lo que necesitas en cada momento más allá de los mitos sobre ser mujer y madre en la vida moderna.

Y ahora, cuéntame en los comentarios cuál es el mito que más te limita y lo que te ha servido para darte más libertad. 

P.D.: Para seguir liberándonos de estos y otros mitos, he creado una guía gratuita para lograr 5 minutos de paz al día y recuperar tu energía que puedes descargar aquí mismo <img draggable=