En un proceso de psicoterapia nos vamos encontrando con diferentes temas inconclusos, personas que han pasado por nuestra vida, situaciones, lugares, experiencias, modos de vivir… de los que necesitamos hacer un duelo para poder continuar avanzando.

Y  llegar a despedirnos realmente de cada una de estas partes es fundamental para vivir cada vez más centrados en nuestro presente.

Cómo afrontar un duelo

Mucha gente acude a terapia porque se enfrenta al final de una relación de pareja, y ¡cómo duele!

En cada vínculo sin cerrar residen aspectos de la otra persona que necesitamos, que nos gustan y que todavía no tenemos o sentimos en nosotros. Pero intentando llenar este vacío, nos hacemos dependientes de esta persona y continuamos trayéndola al presente de una u otra manera.

Sacar a la luz nuestra dualidad de sentimientos hacia el objeto, la persona, el lugar,  tanto positivos (amor, cariño, agradecimiento) como negativos (rencor, enfado), será fundamental en nuestro proceso para liberarnos de estos enganches y sentirnos más apoyados y centrados en nosotros mismos.

Clara Martínez

www.claramartinez.es